[ad#RconHierbas300x250 ]

propiedades medicinales de la mentaSu nombre científico es (mentha piperita).Tiene su origen en regiones asiáticas como la antigua Mesopotamia y Egipto.

Para describirla se puede decir que esta planta perenne de tallo fino y erecto, presenta unas hojas lanceoladas de un verde claro brillante, cuyas flores son pequeñas, de color púrpura o rojo violáceo, que aparecen principalmente durante los meses de verano.

En Argentina es muy apreciada por su calidad curativa en diversas enfermedades y problemas.Por su efecto vivificante otorga una sensación de bienestar general. Las hojas de menta se pueden utilizar en la cocina, ya sea seca o fresca, en infusiones y tisanas o como especia para condimentar las comidas. También ha sido utilizada desde hace mucho tiempo como un ingrediente en perfumes, cosméticos y productos de belleza.

Las hojas de la planta de menta contienen una variedad de vitaminas y minerales esenciales para la salud. La Menta fresca contiene vitaminas A, B12 y C, junto con el ácido fólico, riboflavina y tiamina. También tiene minerales como el zinc, cobre, hierro, potasio, calcio y selenio. Todo esto hace que la menta una fuente inagotable de antioxidantes y propiedades curativas.

De gran poder curativo, esta planta puede usarse en: problemas digestivos, dolores estomacales, diarreas, ansiedad, nerviosismo, malestares generales, languidez, indigestiones, dolores de cabeza, mal aliento, fortalece las glándulas y es muy apropiada para las personas con problemas cardíacos. Para las personas que pasan por períodos de depresiones o angustias, ésta planta también es apropiada.

Quita las ventosidades intestinales, mitiga la acidez estomacal, muy efectiva contra calambres, y malestares cefálicos. Contra los mareos o vómitos también actúa favorablemente, como así también en problemas del hígado y los riñones. Puede utilizarse tanto en té como para sazonar comidas o sopas, ensaladas, postres y otros preparados culinarios.

 

Usos Medicinales de la Menta


Antiséptica y anti-pruriginosa

La Menta es un excelente antiséptico y anti-pruriginoso. La trituración de hojas de menta fresca y aplicada el jugo en la cara puede calmar las erupciones, infecciones o el acné. Mordeduras y picaduras de insectos pueden ser tratadas con jugo de menta también. El jugo de menta cuando se aplica directamente a los cortes y las quemaduras, ayuda en la curación y recuperación.

Problemas respiratorios

Tanto las infecciones respiratorias y afecciones respiratorias se reducen debido a la presencia del mentol en la menta. Disminuye la congestión de la nariz, los pulmones y la garganta. La tos persistente y las infecciones de la garganta se tratan eficazmente con la menta. Los Bálsamos y los inhaladores que utilizan la menta como ingrediente se pueden utilizar para proporcionar un alivio a enfermedades como el asma y la bronquitis.

Problemas digestivos

Desde los tiempos antiguos, la menta se utiliza para tratar problemas digestivos y del estómago. La Menta puede aumentar el apetito y funcionar como un agente calmante en casos de indigestión, flatulencia y distensión abdominal. El fuerte aroma de la menta activa las glándulas salivales en la boca. Esto a su vez estimula la producción de enzimas en el estómago y ayuda a la digestión apropiada. La Menta relaja los músculos del estómago por lo que es una cura ideal para los dolores de estómago y el ardor estómago.

Dolor de cabeza y náuseas

Si siente náuseas inhale unas hojas de menta frescas, el aroma refrescante de la menta puede reducir la molestia. La Menta se puede masticar o chupar para reducir el mareo de los viajes también. Los estudios demuestran que el uso de un bálsamo a la menta o la inhalación de aceite esencial de menta pueden reducir los síntomas de dolor de cabeza.

La Menta no sólo huele bien. Su sabor también es bueno. El fuerte sabor de la menta fresca lo hace un complemento ideal para los productos orales de la salud. Las pastas de dientes, enjuagues, y para refrescar el aliento utilizan la menta como ingrediente principal. Con la menta puede combatir el mal aliento y reducir el crecimiento de bacterias dañinas en la boca.

 

Infusión de Menta

Para el té, se emplea 30 gramos de hierba por cada litro de agua hirviendo que se echa sobre la hierba, dejándose reposar unos minutos. Se puede endulzar con azúcar o miel. Para problemas digestivos se toma después de las comidas un pocillo bien caliente.

Jugo fresco de menta

Se licúa un puñado de hojas de menta con un poco de agua y muy poco azúcar. Se filtra a través de un colador fino y se guarda en la heladera. Puede tomase una cucharada de ese jugo cada hora durante el día.

La menta es una hierba medicinal que puede crecer fácilmente, incluso en su jardín. Prospera muy rápidamente y puede crecer en cualquier lugar; mientras haya sol moderado y tierra húmeda, su planta de menta crecerá. En el caso de la menta fresca no esta no es la única opción, puede comprar las hojas secas en la tienda o supermercado. La menta seca también está disponible, pero el sabor y el aroma no es tan potente como la versión de menta fresca.

[ad#RconHierbas_468x60]

 

{lang: 'es-419'}

Te gusta este post? Subscribete a mi RSS feed para informarte mas!