plantas medicinales para arritmiasLa arritmia se trata de cambios en los latidos del corazón que, generalmente, no son graves ni peligrosos.
Sin embargo, un número pequeño de personas padecen arritmias que son serias y requieren tratamiento.
La alimentación y la fitoterapia pueden colaborar en la prevención de esta patología.

Orígenes de las Arritmias

Existen diversos factores que pueden causar irregularidades de los latidos del corazón. Por ejemplo, algunas personas nacen con este problema o, en otros casos, diversas enfermedades cardíacas o la presión arterial alta también pueden originar arritmias.

Sin embargo, hay que destacar que la causa más frecuente es la alteración de las arterias que irrigan el corazón, el mal funcionamiento de las válvulas y la insuficiencia cardíaca. Entre otros factores que ocasiona esta patología se encuentran:

Reacciones a drogas.

Anormalidades endocrinas.

Enfermedad miocárdica.

Fiebre reumática.

Trastorno metabólico

Anormalidades de la función valvular

Insuficiencia cardiaca

Anemia

Asimismo, la manifestación de arritmias menores pueden ser originadas por:

Consumo excesivo de alcohol

Tabaco

Estrés

Cafeína

Ejercicio excesivo y sin control

Ansiedad

Emociones fuertes

Ciertos medicamentos, de venta libre para la tos y los catarros, pueden afectar al ritmo natural de los latidos del corazón.
Incluso patologías como colesterol elevado, obesidad o diabetes, son otros de los factores que predisponen al desarrollo de arritmias.
Para el tratamiento de las arritmias cardíacas, además de los consejos médicos, pueden emplearse determinadas plantas que dadas sus propiedades resultan beneficiosas para el corazón.

Agripalma: Disminuye los estados nerviosos y regulariza el pulso. Preparar una cocción durante cinco minutos de 25 gramos de hojas secas, por litro de agua. Beber una taza antes de acostarse.

Astrágalo: Es un tónico cardíaco que mejora la circulación y disminuye las arritmias. Preparar una infusión de una cucharada  de raíz desmenuzada por taza de agua y beber dos o tres tazas diarias.

Espino: Regulariza las pulsaciones del corazón, al aumentar el poder del músculo cardíaco y rebajar la presión arterial al fluidifica la sangre. Preparar una infusión de una cucharadita flores por taza de agua, y beber un par de tazas al día.

Madreselva: Gracias a sus propiedades sedantes, se puede utilizar para el tratamiento de los nervios y de las arritmias que tienen un origen nervioso. Preparar una infusión de una cucharadita de flores secas por taza de agua, y beber dos vasos al día.

Marrubio: regulariza  el ritmo cardíaco. Hacer una infusión de una cucharada por taza de agua, y beber un par de vasos diarios.

Melisa: cuando las palpitaciones son de origen nervioso, esta planta tiene la propiedad de tranquilizar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón

Realizar una infusión de una cucharada por vao de agua, durante 15 minutos, y beber tres o cuatro vasos al día.

Valeriana: gracias a su efecto tranquilizante, ayuda a estabilizar el ritmo cardíaco. Preparar una infusión de una cucharadita de hierba seca por taza de agua, y beber un par de tazas al día.

Recomendaciones Alimenticias para arritmias

Dentro de la naturaleza existen alimentos que ayudan a mejorar las arritmias.
Por ejemplo, el magnesio es uno de los minerales más beneficiosos; principalmente se encuentra en los frutos secos, cereales y legumbres.
Por otra parte, el ajo resulta de gran ayuda cuando las arritmias son provocadas por hipertensión o diabetes.

Otros suplementos que pueden ayudar son el CoQ10 una coenzima), el calcio y el grupo de vitaminas B (especialmente la B6). Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 también son recomendados, porque ayudan en los problemas cardiovasculares como el colesterol.
Incluso no hay que olvidar incorporar los pescados azules a la dieta diaria, al igual que las semillas de lino o linaza y las algas.
La incorporación de uvas, berenjenas y coles en la alimentación, el fundamental para prevenir las arritmias.

Asimismo, se recomienda beber un vaso de vino tinto durante la cena.
Por otra parte, es altamente importante evitar el café, el té negro, el alcohol y las bebidas tipo cola o energéticas.
A su vez, el exceso de alimentos refinados, la sal, los azúcares y las grasas saturadas, deberán tener un consumo controlado ya, que siempre perjudican al conjunto del sistema cardiovascular.

Recuerde siempre consultar al médico.

{lang: 'es-419'}

Te gusta este post? Subscribete a mi RSS feed para informarte mas!