Genciana: Propiedades medicinales

Propiedades medicinales de la genciana

Su nombre científico, Gentiana lutea, deriva de Gentius, rey de Lliria (España), 150 a.C., quien descubrió el valor curativo de esta planta, que crece tan lentamente que tarda alrededor de 10 años en dar sus primeros frutos. En la Edad Media era usada como un antídoto contra ciertos venenos. Es una planta perenne herbácea. Se utiliza desde hace más de 2.000 años: el gran médico y botánico griego del siglo I d.C., Dioscórides, (ya decía en su libro Materia Médica, que “la raíz de la Genciana, bebida con agua, socorre a los enfermos del hígado y del estómago”.

Beneficios de la Raíz de Genciana

Casi veinte siglos después, sigue siendo válida la observación del médico griego, ya que la Genciana es una de las plantas aperitivas y digestivas más recomendadas. Alcanza de 1 a 2 metros de altura, su raíz pivotante puede ser tan gruesa como el brazo de una persona y llegar a pesar hasta 6 kilos, de la que salen varias ramificaciones bien desarrolladas.

Sus hojas, lanceoladas anchas y elípticas, son de 10 a 20 cm de longitud y de 4 a 12 cm de ancho. Las flores son amarillas, con la corola separada próxima a la base en 5-7 pétalos estrechos. Su principal característica es que la raíz (que es lo que se usa), es intensamente amarga, y constituye un apreciado tónico digestivo y aperitivo. La parte utilizada son los órganos subterráneos (raíz y rizoma) (Gentianae radix) desecados, sin fermentar, y troceados, con un valor de índices de amargor no inferior a 10.000, según Farmacopea Europea.

Efectos terapéuticos

Entre sus propiedades medicinales se destacan los principios amargos, su característica aperitiva y su acción orexígena, es decir, aumenta el apetito y alivia la digestión lenta. La Genciana es una de las plantas medicinales más efectivas para quienes sienten rechazo ante la comida y la falta de apetito. Cumple una notable función en los tratamientos de las alteraciones digestivas y se considera especialmente útil en estados de decaimiento de enfermedades crónicas y en todos los casos de debilidad del sistema digestivo y falta de apetito.

También tiene acción tónica sobre el hígado y la vesícula biliar, así como estimulante de las funciones digestivas y del metabolismo, sobre todo el organismo. La genciana es un tónico amargo, aperitivo, estomacal, febrífugo, vermífugo.

La genciana resulta especialmente indicada en las gastritis crónicas que cursan con escasa secreción de jugos gástricos (hipoclorhidria), dispepsias hipo secretoras, en la ptosis o atonía gástrica (estómago caído), distonías biliares. Se usa en casos de anemia, en las indigestiones y vómitos, falta de apetito, parásitos intestinales, prevención de gripe y resfríos,  y en la convalecencia de enfermedades febriles.

Beneficios de la Raíz de Genciana

Indicaciones y formas de uso

Básicamente se emplea la raíz de la Genciana, que puede ser tan gruesa como el brazo de una persona, de la que salen varias ramificaciones bien desarrolladas. La Agencia Europea del Medicamento (ME) recomienda el uso tradicional de la droga en infusión y de los extractos hidroalcohólicos, por vía oral, en el tratamiento de trastornos gastrointestinales y dispépticos leves, así como en caso de pérdida temporal del apetito.

Cápsulas: con extracto seco de 300 mg, tomar 10 minutos antes de comer.

Infusión de la Raíz: hervir 10 15 gramos de raíz de genciana 2 minutos y dejar descansar 10, tomar 3 tazas al día. También se utiliza la decocción de genciana, aplicada para moretones.

Vino de genciana: dejar 30 gramos de raíz en un litro de vino tinto, durante 14 días, y se toma una cucharada dos a tres veces por día.

Tintura: de 30 a 50 gotas con un poco de agua, 10 minutos antes de comer.

Precauciones y contraindicaciones

La Genciana contiene algunos de los componentes más amargos conocidos. Pero así como es muy sugerida para casos en que aparece claramente la falta de apetito, también tiene algunos efectos adversos, por ejemplo, provoca la alteración del  ritmo menstrual. Se contraindica en la mujer que amamanta, ya que el sabor amargo pasa a la leche que toma el bebé.

En otros casos, puede interferir la absorción del hierro si se toman en forma conjunta. Tampoco debe ser prescrita en personas con úlcera duodenal o gástrica, o úlceras. Ocasionalmente, en personas predispuestas, puede producir cefaleas. Los principios amargos de la Genciana producen un aumento de la secreción gástrica.

Opt In Image
Suscríbete a Nuestro Boletín y Recibe un Reporte Gratuito
INGRESA TUS DATOS

100% libre de SPAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *